CÓMO HABLAR DE LA GUERRA CON LOS NIÑOS

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on google
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email

¿Nos vamos a morir todos ? ¿Y si cae un misil en casa? ¿Las abuelitas pudieron salir de la guerra?¿ Hay una bomba nuclear y puede explotar?

Estas preguntas comienzan a escucharse cada vez más en las conversaciones que tienen los niños en la escuela , con sus  maestros y en casa.

Las imágenes de ciudades destruidas, armas ,explosiones , familias huyendo y niños llorando acaparan las pantallas y son el centro de las conversaciones de muchos de los adultos de su entorno. Frente a esta realidad bélica, los niños hacen conjeturas, buscan respuestas , y sienten diferentes emociones . Preocupación, ansiedad, intranquilidad y miedo, comienzan a despertarse en su interior.

Muchas familias  que cuidan sus conversaciones delante de sus hijos y limitan  la exposición denoticias e informativos en sus casas ,  se sorprenden cuando sus pequeños preguntan acerca de la guerra o comentan la información que un compañero les contó en la escuela. La información tarde o temprano llega a los niños , y con ella se despiertan diferentes emociones.  Señales de curiosidad, preocupación, ansiedad o angustia por la guerra pueden  manifestarse a través de miedos nocturnos, necesidad de mucho apego a sus cuidadores, dolor de estomago, pesadillas e irritabilidad.

Saber que algo esta ocurriendo es tener información , pero lo que los niños necesitan tener, es una “buena explicación” .

 No tener a ningún adulto que les explique  con delicadeza qué significa una guerra puede ser atemorizante para los niños.Todos los niños necesitan seguridad y contexto, y las explicaciones que les damos son las que les proporcionan esto.

Todos los niños son diferentes, anhelan un nivel diferente de detalle y se ven impactados por diferentes partes de una historia. Necesitan explicaciones diferentes para sentirse seguros y a salvo. Por lo que es importante gestionar la conversación acerca de la guerra  según lo que ya saben, su edad, maduración y nivel de sensibilidad.

Existe un dato clave a tener en cuenta a la hora de conversar  con los niños acerca de la guerra , la muerte o sobre cualquier cambio fuerte que viva la familia. Todos los niños tienen un pensamiento en el centro de su mente que ocupa toda su preocupación.

Este pensamiento tiene forma de pregunta : “¿Qué va a pasar conmigo?”,”¿Y Yo?”, “¿Y a mi también me va a pasar eso?”.

Estas preguntas que rondan en su cabeza son normales y saludables. Es así como los niños  procesan lo que sucedió , escucharon o vieron en la pantallas. Necesitan entenderlo en términos de lo que significa para ellos, para su seguridad y bienestar.

Por esto es que los padres, madres, maestros y cuidadores necesitanexplicar a los niños  lo que está sucediendo en el mundo sin dejarlos  temblando.

La explicación es  una oportunidad para tranquilizarlos, decirles que están a salvo  y corregir cualquier información inexacta que puedan haber encontrado, o interpretado.

¿Cómo comenzar?

Trata de averiguar qué  escuchó y por qué está preocupados por eso.

Luego  tranquiliza a tu  hijo diciéndoleque está a salvo de cualquier peligro. Es importante contarle  que muchas personas están trabajando arduamente en todo el mundo para detener el conflicto y encontrar la paz.  Es crucial que los niños sepan que las personas se ayudan mutuamente con actos de valentía , solidaridad y bondad. Busca  historias positivas, como los socorristas que ayudan a las personas, las organizaciones que brindan alimentos saludables y nutritivos , los médicos que cuidan con muchísimo amor a los personas que lo necesitan , o los jóvenes que piden la paz con marchas, canciones , arte ,  etc.

También podes preguntarle si le  gustaría participar en una  acción  positiva. Tal vez puede  dibujar un cartel o escribir un poema por la paz,  incluir en sus oraciones amor para el mundo entero o participar junto a la familia de algún pedido de ayuda a familias de Ucrania.  La sensación de hacer algo, por pequeño que sea, a menudo puede brindar mucha tranquilidad ya que activa la compasión,(siento tu dolor y me muevo a hacer algo para aliviarte, acompañarte y apoyarte)antídoto natural contra la angustia y la abrumadora preocupación .

Es fundamental recordarles que lo que sienten nos  importa y que estamos  ahí para escucharlos y apoyarlos cuando se sientan preocupados o necesiten preguntar o contarnos algo.

Lic. Mariana de Anquin

Psicopedagoga especialista en Aprendizajes ,Crianza  y Emociones.

Autora de “Lo que pasa dentro.

Gestión Emocional para Educadores Apasionados” .

Últimas Notas

PAISAJES DE APRENDIZAJE

Los espacios donde aprendemos deben motivarnos, sostiene Rosan Bosch, artista holandesa que trabaja en la intersección del arte, el diseño

Leer más »

Me aburro

¿Hay algo más hermoso y gratificante que ver sonreír a un niño? Creo que debe ser una de las imágenes

Leer más »