Tips para que los chicos disfruten el desayuno

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on google
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email

Comer nos permite cubrir los requerimientos calóricos, nutricionales y de placer que nuestro cuerpo necesita. Es una necesidad básica, como lo es dormir, tomar agua, tener una buena regularidad intestinal y eliminación de orina. Por lo tanto, es necesario comer para vivir, crecer y mantener nuestra adecuada calidad de vida.

Todas las comidas son importantes, pero una de ellas resulta fundamental debido a que rompe el ayuno de la noche: el desayuno. En este, se podrán incluir los nutrientes necesarios para reponer toda la energía gastada en los procesos que ocurren durante nuestro descanso.

Comer resulta entonces fundamental para el desarrollo y crecimiento de los más chicos. Si un niño o niña no consume los requerimientos calóricos y nutricionales adecuados, pueden verse afectados su crecimiento, su desarrollo cognitivo, emocional, su capacidad de jugar, etc.

Incorporar en su alimentación diaria alimentos caseros, hechos con amor, evitando elegir empaquetados, botellas, productos ultraprocesados permite lograr una adecuada nutrición.

Elegir alimentos reales, sin mucho proceso, involucrando a los niños y niñas en la elección de los alimentos, en la preparación de los mismos, resulta muy buen recurso para que ellos construyan una relación con la comida más amable.

Un buen desayuno puede incluir variedad de frutas, cereales integrales (avena, centeno, trigo, quinoa, etc), legumbres, leche, frutos secos, quesos, huevo, yogur.

La función nutricia de los alimentos debe ir acompañada de una adecuación a los requerimientos de cada niño y niña, de poder tomar el tiempo suficiente para comer en un ambiente tranquilo sin peleas ni tantas pantallas, de poder compartir con otros sin presiones ni premios ni castigos.

Hacer parte a los niños y niñas de su proceso de alimentación les dará recursos para armar una mejor relación con los alimentos que le gustan.

Recomiendo entonces, ofrecer variedad de alimentos poniendo a disposición para que elija lo que quiere y cuánto quiere; también realizar las comidas del día desde el cuidado de la salud, considerando esta como un todo integral, donde no solo importa el efecto de los alimentos sobre nuestro cuerpo sino sobre nuestra mente y nuestras emociones.

Julieta Direnzo

Lic en nutrición

MN5955 MP1797

Últimas Notas

PAISAJES DE APRENDIZAJE

Los espacios donde aprendemos deben motivarnos, sostiene Rosan Bosch, artista holandesa que trabaja en la intersección del arte, el diseño

Leer más »

Me aburro

¿Hay algo más hermoso y gratificante que ver sonreír a un niño? Creo que debe ser una de las imágenes

Leer más »